Para algunos hombres hablar de temas de salud puede ser incómodo, y más en temas de salud sexual, pero con la edad, pasan a formar parte del cotidiano. Incluso, cuando un hombre deja la vergüenza a un lado, puede llevarse la grata sorpresa de que la tecnología ha avanzado mucho, y que es posible tratar eficazmente las enfermedades de índole sexual así como mejorar la calidad de las relaciones.

 El primer paso hacia el encuentro de una solución puede ser buscar en internet, y darse cuenta que la disfunción eréctil también disminuye el deseo sexual, pero sobre todo que tener problemas de erección de vez en cuando es común, sin embargo, cuando es un problema recurrente, puede causar otras complicaciones aún más serias.

La realidad es que la impotencia sexual no se puede ocultar, y si se quiere solucionar, se debe actuar y acudir con un especialista. Pero hablar de disfunción eréctil con un médico representa otro nivel de seguridad para cualquier hombre, algo que se debe hacer si se quieren conocer las causas de la disfunción y encontrar un tratamiento.

 En ese sentido, lo primero a realizarse son exámenes médicos, para descartar alguna enfermedad física como presión arterial alta, diabetes, obesidad, abuso en el consumo de alcohol o tabaco, Parkinson, problemas cardíacos e incluso dormir mal, en caso de descartarse, las posibles causas de la disfunción, podrían ser problemas psicológicos como estrés, depresión, ansiedad y otras inquietudes relacionadas con la salud mental.

La disfunción eréctil es común entre los problemas sexuales masculinos, y a medida que pasan los años es más frecuente, aunque no forma parte natural del envejecimiento. Los síntomas de la disfunción eréctil son los problemas para tener y mantener una erección, pero también la disminución del deseo sexual.  

La mejor manera de prevenir la disfunción, es llevando un estilo de vida saludable, así como controlar las enfermedades que se tengan, pues las personas con diabetes deben cuidar sus niveles de azúcar en la sangre, porque además de afectar su salud en general, también influyen en las relaciones sexuales. Además, dejar de fumar y beber o limitar el consumo de estas sustancias también contribuye a disminuir el problema.

Hay otras actividades que ayudan a combatir la disfunción eréctil, como reducir el estrés a través de la actividad física, o buscar ayuda profesional para tratar la ansiedad, depresión o cualquier otro problema de salud mental. A veces la solución está tan solo en bajar de peso o hacer ejercicio, aunque claro, hay otros casos que requieren específicamente un tratamiento para la disfunción eréctil, pero eso debe concluirlo el médico después de analizar cada caso en particular.

Dejar atrás los prejuicios ayuda a entender que es común padecer problemas de salud sexual, y que no hay porqué tener pena de hablar de estos temas con un profesional médico, pues son ellos los que tienen las herramientas para asistirnos.

Ir a WhatsApp
Agenda una Cita
Pacientes Como Yo
¡Hola! Gracias por contactarnos. ¿Te ayudamos a agendar una cita?