Estimulación de médula espinal

¿Qué es la estimulación de médula espinal?

La terapia EME está diseñada para interrumpir señales de dolor para que no las perciba el cerebro. Consiste en implantar un pequeño dispositivo llamado estimulador de la médula espinal (neuroestimulador) bajo la piel, adicional a unos “cables” delgados y flexibles (electrodos) colocados cerca de nervios específicos a lo largo de la médula espinal. 

Algunas terapias de EME reemplazan la sensación de dolor con una sensación de masaje calmante llamada parestesia, mientras que otras tratan el dolor sin parestesia, usando un tipo de estimulación que no se puede sentir con la finalidad de reducir la percepción de dolor en el paciente.   

La estimulación de la médula espinal está indicada para el dolor crónico neuropático, el cual persiste por seis meses o más. La sensación del dolor puede percibirse como ardor, calambres, hormigueo, adormecimiento, descargas eléctricas o un frío muy intenso.

Causas del dolor crónico neuropático:

El dolor tiene muchas causas diferentes. El envejecimiento normal puede afectar a los huesos y las articulaciones de manera que se produzca dolor. Los daños nerviosos o las lesiones que no se curan correctamente, como un accidente, enfermedad u operación, también pueden provocarlo.

A menudo, el origen del dolor es tan complejo que puede ser muy difícil de diagnosticar. Y como hay tantos tipos y causas de dolor, los tratamientos pueden variar entre pacientes.

Algunas de las enfermedades indicadas para la estimulación de médula espinal:

  • Síndrome de cirugía lumbar fallida (FBSS): dolor residual que persiste aun después de realizar varias cirugías u otras intervenciones, como la manipulación de la médula espinal o el bloqueo de nervios, para reducir el dolor de espalda o piernas, o para reparar deficiencias neurológicas.
  • Síndrome de dolor regional complejo (SDRC): un síndrome que se manifiesta con varios síntomas, generalmente causado por un traumatismo, incluido el ardor e hinchazón.
  • Neuropatía periférica: cualquier enfermedad o afección de los nervios periféricos.
  • Neuralgia del trigémino.
  • Neuropatía diabética.
  • Dolor precordial por angina.
  • Dolor abdominal crónico.
  • Herpes zóster.

¿Cómo saber si se es candidato a la estimulación de médula espinal?

Para saber si el paciente es candidato a esta terapia, se debe cumplir con ciertos criterios clínicos, los cuales incluyen la exploración física y exámenes médicos. 

Para saber si la terapia de estimulación espinal será eficiente, se suele hacer una prueba de forma temporal (3 – 7 días de duración) para percibir si esta terapia le pudiera funcionar al paciente. Al reducir al menos 50 % de dolor, se considera efectivo el tratamiento y se puede implantar el dispositivo definitivo.

El objetivo del tratamiento es reducir la intensidad del dolor y la cantidad de analgésicos, disminuyendo los efectos secundarios de los mismos.

Beneficios de la estimulación de médula espinal:

Puede reemplazar las señales de dolor con una sensación relajante, de hormigueo o sin ninguna sensación.

La prueba reversible se completa durante 4-7 días para determinar la efectividad de la terapia.

Es un procedimiento ambulatorio, se necesita poco tiempo de recuperación.

Capacidad para sentarse, caminar y pararse durante períodos más prolongados.

Reduce la necesidad de medicamentos orales.

El equipo permite personalizar el control del dolor.

Para más información, contacta a nuestros especialistas del dolor.

Es importante que un especialista identifique qué tipo de dolor tienes.

Si te interesó esto, también te puede interesar:

Ir a WhatsApp
Agenda una Cita
Pacientes Como Yo
¡Hola! Gracias por contactarnos. ¿Te ayudamos a agendar una cita?