La mayoría de las veces asociamos la palabra cáncer con muerte, pero no siempre es así, hay que entender que como toda enfermedad, tiene diversos grados. El cáncer de colon es un tipo de tumor maligno que empieza en el intestino grueso, o colon, que es la parte final del tubo digestivo, y aunque suele afectar a los adultos mayores, puede ocurrir a cualquier edad. Cuando este cáncer comienza en el recto, se le denomina cáncer colorrectal.

Esta enfermedad comienza como grupos pequeños de células benignas llamados pólipos que se forman dentro del colon, con el tiempo, algunos de estos pueden convertirse en cáncer. En ocasiones se asocian a una dieta rica en grasas, baja en fibra y un alto consumo de carnes rojas. Los pólipos pueden ser pequeños y generar pocos o ningún síntoma, por ello se recomiendan pruebas regulares de detección para ayudar a identificarlos y prevenir el cáncer de colon.

Los síntomas del cáncer de colon varían dependiendo del tamaño del tumor y su ubicación. Muchas personas no experimentan síntomas en las primeras etapas del cáncer, pero cuando estos aparecen, se puede presentar: sensibilidad y dolor en el abdomen bajo, así como problemas con la digestión, como calambres o gases, sangre en las heces, diarrea, estreñimiento, heces delgadas, pérdida de peso sin razón aparente, debilidad o fatiga y sensación de que el intestino no se vacía por completo. 

Es recomendable hacerse una colonoscopía para detectar cambios o anomalías en el intestino grueso. La colonoscopía es un examen que se utiliza para localizar pólipos y extirparlos, donde a través de un tubo largo y flexible que se inserta por el recto, el médico puede ver, con una cámara en la punta del tubo, el interior de todo el colon.

La colonoscopía también puede ayudar a explorar las posibles causas del dolor abdominal, sangrado rectal, estreñimiento crónico, diarrea crónica y otros problemas intestinales. Esta prueba se recomienda realizar cada cinco o diez años a personas mayores a 50 años, las cuales están en mayor riesgo de padecer cáncer de colon.

Muchos son los factores relacionados al cáncer de colon, entre ellos: el envejecimiento, pues es una afección más común en personas mayores a 50 años;  tener antecedentes de pólipos o de enfermedad inflamatoria intestinal, así como antecedentes familiares de cáncer colorrectal; el síndrome de Lynch o síndrome hereditario de cáncer, responsable del 2 al 4% de todos los casos de cáncer colorrectal; el consumo de alcohol en grandes cantidades; el sobrepeso y la obesidad; la diabetes; el sedentarismo; el tabaquismo, y uno de los más vinculados, la mala alimentación.

Para concluir, queremos resaltar tres cosas: la primera es que un dolor abdominal persistente puede ser un indicador de cáncer de colon; la segunda es que hay que prestar mucha atención a la alimentación pues es un factor importante en la aparición de esta enfermedad, y la tercera es ir al médico al menor síntoma, ya que mientras más pronto se detecte el cáncer, más fácil será tratarlo.

Visita Pacientes como yo para conocer más del cáncer de colon y agendar una cita médica con un especialista.

Ir a WhatsApp
Agenda una Cita
Pacientes Como Yo
¡Hola! Gracias por contactarnos. ¿Te ayudamos a agendar una cita?